200 años en Neuquén!

¡¡¡Nos juntamos a celebrar el cumpleaños 200 de Don Bosco!!!
Los chicos del 2º ciclo en primer lugar y, más tarde, los del 1º ciclo nos encontramos para esta celebración.
Comenzamos cantando: “Don Bosco amigo, no me sueltes de la mano…”. Esta vez lo recordamos como creemos que a él le gusta: en su relación de amistad con sus muchachos. Las chicas y los chicos de 4º y 5º grado nos ayudaron actuando los encuentros con Miguel Rúa, Domingo Savio, Miguel Magone, Bartolomé Garelli y tantos otros que estaban en la calle o salían de las cárceles.
Don Bosco fue el que fue gracias a sus muchachos. Y ellos lograron superarse y ser quienes fueron gracias a Don Bosco y a tantos educadores y compañeros.
Don Bosco llevó en el corazón el nombre de cada chica y de cada muchacho con el que se encontró.
Isaías dice que Dios tiene nuestros nombres tatuados es sus manos.
Por eso, como signo, dejamos nuestros nombres en unos banderines: para recordar siempre que estamos tatuados en las manos de Dios, estamos grabados en el corazón de Don Bosco y que cada uno es importante para el otro y para la construcción de la comunidad.
Todo este momento de comunión se celebró soplando las velitas en nombre de Don Bosco y compartiendo la merienda.