¡50 años del María Auxiliadora de Neuquén!

El lunes 16 de marzo, el María Auxiliadora de Neuquén celebró su cumpleaños, recordando que también un lunes 16 de marzo, pero de 1965, ¡hace 50 años!, se iniciaba la actividad en la escuela.
Desde temprano, el lunes, la escuela fue decorada por docentes y alumnos con guirnaldas, globos, banderines.
En los Buenos Días y en los Buenas Tardes se recordó la crónica de la primera formación aquel día glorioso. A la mañana fue leída; a la tarde representada por algunos docentes, alumnos y directivos. En esa crónica se narra que una mamá de una alumna de aquel primer grupo decoró con flores cada aula. Los chicos de 7º grado repitieron ese gesto.
En los recreos de la mañana compartimos tortas y cosas ricas para festejar. A la tarde dedicamos todo un bloque a compartir cosas ricas y a jugar con los payasos (algunos docentes disfrazados).
¡Fue un día de mucha alegría y celebración!
Así iniciamos todo un año de festejos en el que estamos planeando encuentros, eventos, celebraciones, trabajos de recuperación de la memoria histórica…

Siguiendo el impulso misionero…

Madre Mazzarello y Don Bosco soñaron con extender la obra que Dios hacía a través de ellos, a otras tierras, a más chicas y muchachos. Ellos sabían muy bien que, para que los sueños se hagan realidad, debían poner en juego todo su talento, su esfuerzo, sus recursos, su creatividad. Dios después completaría la obra con la fuerza de su Espíritu. Delegaron esa tarea en sus hermanos de comunidad -muchos de ellos elegidos entre los más jóvenes de ellos-, que llegaron a estas tierras a compartir la vida, la Palabra y el carisma.

Siguiendo aquel impulso misionero, hace algo más de 50 años un grupo de familias y hermanas se animaron a soñar y pusieron mucho de sí para que naciera una institución que pudiera atender y educar con estilo salesiano a sus hijas.

Hoy estamos celebrando 50 años de historia de nuestra escuela con toda la obra educativa que se desarrolló y desarrolla en ella.

Agradecemos a Dios por la bendición que nos regaló y nos sigue regalando en la entrega de tantas personas que han dejado su huella aquí.

El desafío es mantener el fuego del carisma de nuestros fundadores, los sueños e intenciones de los iniciadores, al mismo tiempo que atender creativamente los retos del presente.

A modo de asociarnos fraternalmente a aquellos iniciadores, compartimos un fragmento  de la “Reseña histórica de cada comunidad…”[1] de aquel primer día de clases:

SE ESTRENA EL COLEGIO

ACTO DE APERTURA DEL AÑO LECTIVO 1965

 

El 16 de marzo de 1965 fue un día inolvidable para las primeras docentes y alumnas. No pudieron disimular la emoción que causa el humilde inicio de una gran obra, una Escuelita Primaria, aunque con su matrícula colmada. Confiando en los milagros de la Divina Providencia, se lanzaron a la empresa. Las Hermanas[2] salieron muy temprano de General Roca. Al llegar encontraron el edificio iluminado, delicadeza del Constructor Don Gino Lombardo. La Señora de Des, madre de una alumna de 3º Grado, madrugó para colocar un florero en cada aula. Desde las 7,30 horas, empezaron a llegar las niñas con sus delantales impecablemente blancos, la mayoría acompañada de sus padres. A las 8 horas sonó el timbre eléctrico. Reunidas, recibieron el saludo de bienvenida de la Hermana Directora y pasaron a las aulas a reconocer sus lugares y dejar sus carteras. De allí, salieron para una formación y ensayo de la ceremonia de Bendición del nuevo Colegio en forma privada, ya que está muy atrasado. La bendición solemne se daría cuando estuviera terminado. A las 11 horas, recibieron al Señor Obispo que procedió a bendecir la Bandera del mástil, antes de ser izada. Fervor, entusiasmo, optimismo y amenidad, el Señor Obispo habló a los presentes. Luego bendijo el edificio y a todos sus ocupantes.

Después que las alumnas entraron a sus aulas, las visitó para fotografiarse con ellas. La jornada fue hermosa y las Hermanas, regresaron a General Roca, muy cansadas.

 

[1] Recopilación de datos a cargo de la Hna. Olga Tarrasa H.M.A.

[2] Hna. Catalina Dillon, directora; Hna. Sidonia Skolak; Hna. María del Carmen Coca Isusi; Hna. María Álvarez

Dejanos tu comentario, sugerencia o aporte