Día de la Gratitud Mundial este año tendrá su sede en Estados Unidos

“La Fiesta de la Gratitud Mundial es una oportunidad maravillosa para reuniros y daros un gracias profundo que hace cada vez más visible y verdadero nuestro ser familia tal como nos viene presentado en nuestro proyecto de vida”, inicia la circular la madre general, Yvonne.

 

A continuación, parte de la carta de la madre general para toda la comunidad salesiana.

Con gratitud vivimos el tiempo de la acogida y del encuentro: “A ti te las confío”.

Queridas hermanas,

Como cada año, la Fiesta de la Gratitud Mundial es una oportunidad maravillosa para reuniros y daros un gracias profundo que hace cada vez más visible y verdadero nuestro ser familia tal como nos viene presentado en nuestro proyecto de vida (cf C 49).

Un aspecto característico de la espiritualidad salesiana es expresar la gratitud con autenticidad, que es mucho más que un sentimiento o una emoción. Es un amino que nace del amor y que requiere un corazón humilde y pobre. Es un recorrido que hace grata memoria de la propia historia, de las comunidades, del Instituto, de la Iglesia, de la realidad en que nos encontramos. Celebrar la Fiesta de la Gratitud, por lo tanto, es un don que proviene del Espíritu Santo y que debe descubrirse en toda su riqueza para atesorarlo en el presente y reconocerlo como luz que ilumina el futuro.

Tengo un sueño que puede hacerse realidad con la colaboración de todos: expresar signos y gestos de gratitud en la vida cotidiana. Enriquecen nuestra vida personal y comunitaria y facilitan encontrarse con el otro con respeto y alegría. Será un maravilloso entramado que llegará hasta Bellflower en California, donde, el 26 de abril de 2019, celebraremos la Fiesta de la Gratitud Mundial, organizada por la Inspectoría  María Inmaculada de los Estados Unidos. El tema elegido: “¡Dadme a vuestros rendidos, a vuestros desdichados, vuestras hacinadas muchedumbres que anhelan respirar en libertad” (Emma Lazarus ) se ha tomado del escrito en la base de la Estatua de la Libertad que recuerda el fenómeno de las migraciones, un desafío actual incluso hoy en día.

El eslogan propuesto: A ti te las confío está en plena sintonía con el tema. De hecho, la consigna encomendada a María Domenica Mazzarello es una llamada a hacerse cargo de las jóvenes de Mornese: las más pobres y las más solas.Tanto el tema como el eslogan están en armonía con las reiteradas y sinceras llamadas del Papa Francisco a acoger sin miedo a hermanos y hermanas en situaciones de angustia, menores en situación difícil y en busca de un futuro mejor. Como educadoras no podemos ignorar este llamamiento. Es para acogerlo con el mismo corazón que vibraba  en Mornese, condición para comprometernos a ser comunidades abiertas a una “nueva” llamada: A ti te las confío.

Es nueva, de hecho, la pasión educativa que queremos fomentar en las comunidades para generar vida nueva. Esto es lo que me gustaría subrayar en esta circular, ofreciendo solo algunos puntos que dejo para que cada una profundice y comparta. Os interpreto a todas, queridas hermanas, agradeciendo cordialmente a la Inspectora, Sor Rosann Ruiz y a las hermanas de la Inspectoría por su propuesta valiente y llena de humanidad. Nos ayuda a mirar con los ojos de Dios a las multitudes en camino hacia horizontes de esperanza, tal como viene bien representado en el logo elegido para la fiesta.También uno el agradecimiento a la Vicaria General, Sor Chiara Cazzuola, por la carta enviada a todas las comunidades inspectoriales, en la que ofrece indicaciones para asumir y concretizar este recorrido con “corazón salesiano”. Creo que es un regalo maravilloso que podemos intercambiarnos y, juntas, ofrecerlo a las personas, ¡y hay muchas! que esperan ser acogidas sin miedo como hermanos y hermanas, habitantes de la misma “casa común”.

El contenido completo se encuentra en la pestaña de Ciculares Madre Yvonne

Dejanos tu comentario, sugerencia o aporte