Servicio Civil: Con la mente y el corazón abierto, 4 jóvenes italianos viven sus experiencias en Fortín

Hace 5 meses, en la localidad de Fortín Mercedes llegaron 4 jóvenes italianos que eligieron nuestro país para cumplir con un servicio civil voluntario. Luciano, Cecilia, Matteo y Federico están contentos por la experiencia, sienten que reciben mucho más de lo que dan y que en tantos momentos se sienten “como en casa”. 

En Italia existe un programa de Servicio Civil Voluntario al que pueden acceder jóvenes entre 18 y 28 años para participar de algún proyecto social en diferentes países de Latinoamérica o de África. Este año, para Fortín Mercedes, Bs As, Argentina llegaron 4 jóvenes provenientes desde el sur, centro y norte de Italia y estarán por un periodo de 11 meses.

Las razones por la que eligieron nuestro país fueron para aprender el español y porque les interesó la propuesta de Fortín Mercedes, pero lo que terminó por decidirlos fue cuando se conocieron en el proceso de entrevistas, vieron que eran 4 (en general son menos) y sintieron que tenían “buena onda” para empezar esta aventura juntos.

Servicio

Llegaron a fines de enero, tuvieron un periodo de adaptación y en marzo comenzaron con las actividades en la escuela primaria y en el jardín de Infantes “Madre Mazzarello”.  “Hacemos diversas tareas en la escuela”, dijo Luciano. Pero específicamente ellos antes de venir tienen un curso de formación para dictar talleres sobre “Derechos Humanos” y “Cuidado del medio ambiente e higiene”. Cada uno tiene un espacio de una hora de clase por semana para dictarlo.

Después “fuera de la escuela tenemos otros proyectos, uno nuevo es dar clase de italiano. Damos apoyo escolar a los niños y jóvenes, de diversas edades y en distintas materias”, señaló Luciano.

También participan de un merendero en Pedro Luro, en el hogar de la Abuela Mari dos veces a la semana y del Oratorio. En alguna oportunidad también llegaron a Bahía Blanca para participar de las actividades en un barrio con VIDES (Asociación Internacional de voluntariado sin ánimo de lucro promovida por el Instituto de las HMA).

Experiencias

En Italia cada uno tenía una actividad diversa a la de enseñar y acompañar a los chicos y jóvenes. Cecilia (22) en Roma, trabajaba de moza en restaurantes y bares, “trabajaba en un lugar donde se hacían fiestas para los niños, pero nunca tuve tanto contacto con los chicos como acá”. Luciano (26) en Sicilia, terminó sus estudios de Abogacía y trabajaba en un despacho de abogados. Matteo (27) en Abruzo trabajaba como agrimensor y Federico (27) en Verona de contador informático. “Nunca habíamos hecho antes nada relacionado con los chicos”, afirmaron en coro.

Está experiencia es sin dudas un momento único en la vida de estos jóvenes y aseguran estar “muy bien”, que las actividades de las que participan les gustan mucho. “Ya nos acostumbramos a vivir en Fortín Mercedes, nos sorprende encontrar muchas cosas parecidas a la cultura italiana” aseguró Luciano.

“Es increíble que estando tan lejos de casa, en algunos momentos sientas que no es así”, expresó Matteo. Por su parte, Federico enfatizó “no me parece estar del otro lado del mundo, yo me siento en casa”.

Aprendizaje

“A mí me encanta, no es nada lo que damos nosotros sino lo que recibimos de los niños. Es mucho más de lo que hacemos, nos entienden todo. Cuando no me sale una palabra ellos me entienden igual. Eso no pasa con los más grandes”,  lo dice muy satisfecha Cecilia.

“No sólo con los niños, la mayoría de las personas que conocí en Argentina a través de esta experiencia me cambiaron un poco, no digo totalmente pero no soy la misma persona que llegué”, agregó Matteo.

“Al inicio uno piensa que viene a ayudar, pero uno aprende muchísimo, sobre todo de los chicos”, sostiene Luciano.

“Para poder disfrutarla al 100 %, tenés que estar abierto de mente y corazón y sin dudas que te enriquece mucho”, concluyó Federico.


Dejanos tu comentario, sugerencia o aporte