24 de Enero – San Francisco de Sales

Los días 24 y 25 de enero, por razones ajenas a nosotros, la página web estuvo fuera de funcionamiento, volviendo el servicio, recién el 26/01.  Durante esos días, casi todo el material fue subido al facebook.  Regularizado todo…. les ofrecemos aquí todo el material cargado en la red social y algo más…. ¡Y ahora sí nos disponemos a compartir!

24 DE ENERO – SAN FRANCISCO DE SALES

San Francisco nació en el castillo de Sales, Saboya (Francia), el 21 de agosto de 1567. A los 13 años viajó a París para estudiar con los jesuitas. Después estudió Derecho y Teología, primero en la Universidad de París y después en la de Padua. Fue ordenado sacerdote dos años después, a pesar de la fuerte oposición de su padre. A partir de ese momento, ejerció el sacerdocio con bastante trabajo y dedicación. Tenía una personalidad alegre, paciente y optimista. Sus inicios como sacerdote los ejerció entre los pobres. En 1594, fue hacia la zona del Chablais dominada por calvinistas. En un inicio fue echado por los pobladores y tuvo que pasar temporadas viviendo en la intemperie. Allí su celo y trabajo empezaron a dar fruto. Debido a su carácter amable y paciente y a una propaganda hecha a mano y distribuida casa por casa, profunda en su contenido, refutando las ideas calvinistas, logró cautivar a los pobladores y convertirlos. En 1602 el obispo de Ginebra murió y Francisco tomó su lugar. Su estilo de vida y carácter cobraron mayor fama ya que se reveló como un gran organizador de su diócesis, llevando una vida austera y con suma preocupación por los pobres y por la formación de sus feligreses. Por ello empezó a escribir libros de manera sencilla que gustaron a todos. Su encuentro con Juana de Chantal en 1604, acogiéndola como hija espiritual, dio como resultado la fundación de la Orden de la Visitación de Santa María, el 6 de junio de 1610, para mujeres jóvenes y viudas que querían vivir el llamado de Dios sin la rigurosidad de los conventos monacales. Murió a los 56 años, y en 1665 fue canonizado por el papa Alejandro VII. Es el patrono de los periodistas y escritores.

San Juan Bosco se inspiró en él, y de él tomó el nombre para su naciente familia «salesiana».  Al respecto les compartimos una nota escrita por el Padre José Luis Nuñez, SDB:

«Nos llamaremos Salesianos»

Mis queridos amigos:
El año 1859 fue especialmente importante para los proyectos de Don Bosco y la naciente obra de los Oratorios en Turín.
El santo sacerdote hacía tiempo que venía dándole vueltas a la idea de fundar una congregación religiosa. Eran tiempos difíciles para tal empresa después de las leyes anticlericales promulgadas en Italia algunos años antes. Pero el consejo del propio ministro Ratazzi de fundar una sociedad que mantuviera los compromisos civiles de sus miembros y el apoyo de Pio IX – en la visita que el propio Don Bosco hizo al Santo Padre en 1858 – recomendándole que los socios se comprometieran con votos religiosos, dieron al director del Oratorio la orientación definitiva para su proyecto.
Años antes, Don Bosco fue poco a poco preparando el terreno. A sus mejores muchachos los fue orientando en el discernimiento vocacional y en la opción sacerdotal. Los clérigos Reviglio, Rua, Francesia, Cagliero…, jóvenes del oratorio que crecieron junto a Don Bosco, constituyeron el primer núcleo de la futura Congregación.
En 1852, Don Rua recoge en un acta la reunión tenida en las habitaciones de Don Bosco en la que el santo proponía a un grupo de jóvenes la práctica de algunos ejercicios de piedad semanales. Dos años más tarde, comprometía a cuatro de ellos en un“ejercicio práctico de caridad hacia el prójimo”. Desde aquel día, escribe Don Rua, “fue puesto el nombre de salesianos a los que se propusieron y se propondrán dicho ejercicio”.
Y así, en la sencillez de estas palabras, en la noche del 26 de enero de 1854, se plantaba la semilla de la Congregación Salesiana. Meses más tarde, Miguel Rua hizo votos privados ante Don Bosco.
El momento definitivo llegó en 1859. El 18 de diciembre, después de una semana de reflexión, acudieron a la habitación de Don Bosco para responder explícitamente a su propuesta. El acta de la fundación de la Congregación ha guardado celosamente los nombres de los que se comprometieron definitivamente con Don Bosco aquella noche: Don Vitorio Alasonatti, Don Angelo Savio; el diácono Miguel Rua; los clérigos Juan Bonetti, Juan Cagliero, Carlos Ghiravello, Juan Bautista Francesia, Segundo Pettiva, José Bongiovanni, Domingo Ruffino, Celestino Durando, Juan Bautista Anfossi, Antonio Rovetto, Francesco Cerruti.
Aquellos primeros “salesianos” se propusieron trabajar en “la obra de los oratorios con espíritu de caridad a favor de la juventud abandonada y en peligro”.
Tras la reunión de fundación, quedaba un largo camino para el reconocimiento de la Congregación y la aprobación de las Constituciones por la Santa Sede. Pero el momento del 18 de diciembre tiene la portada de los grandes acontecimientos. Quedará para siempre en la historia de nuestra familia como un momento fundante al que volver con el corazón agradecido y el compromiso de una constante y siempre creativa renovación carismática.(…)

Invocamos al santo de la amabilidad y la dulzura para pedirle su consejo, cuidado y protección para toda la familia salesiana, especialmente para y con los jóvenes.

Queremos también hoy compartir dos recursos, en principio un video realizado por «Misiones Don Bosco» y luego tres libros en pdf, que pueden ser descargados, dos de ellos escritos por San Francisco de Sales y otro sobre su figura:

 

LIBROS:

INTRODUCCION A LA VIDA DEVOTA – SAN FRANCISCO DE SALES

Tratado del Amor de Dios – San Francisco de Sales

En las fuentes de la alegria – San Francisco de Sales -canonigo F.Vidal

Para los más chiquitos:

¡Coloreamos a San Francisco de Sales!

enero 28, 2017

Etiquetas: , ,

Dejanos tu comentario, sugerencia o aporte