PROYECTO DEL CONSEJO INSPECTORIAL

2015 – 2020

 

“Con y como María, vivimos la fuerza profética del ser con los jóvenes,

comunidad en salida, que testimonia

y anuncia a Jesús, con esperanza y alegría,

en un proceso de conversión pastoral.”

ESPIRITUALIDAD:  “Transformado por el Encuentro”

Crear las condiciones para vivir la centralidad de Jesús en nuestras vidas y en nuestras comunidades y para que el encuentro con Él, nos transforme:

  • Escuchar, compartir y discernir la realidad inspectorial a la luz de la Palabra de Dios, para que penetre, ilumine e inspire nuestras decisiones.
  • Unirnos y ofrecernos en cada Eucaristía, como renovación de nuestra Alianza con Dios.

Priorizar los espacios formativos en el marco del CG XXIII:

  • Profundizar las Constituciones renovadas como proyecto de vida y de orientación del camino de innovación inspectorial.
  • Sintonizar con el camino de la VC en América Latina, en unidad con las propuesta de la CLAR, de CONFAR, y de la CICSAL.

Vivir la dimensión mística y profética del carisma salesiano:

  • Ahondar y revitalizar nuestras raíces misioneras patagónicas y de santidad salesiana. 

FRATERNIDAD:  “Juntos con los jóvenes en comunidad”

Recrear la comunión:

  • Valorizar la pedagogía de los pequeños gestos, desde la vivencia del amor gratuito y misericordioso.
  • En la conformación de las comunidades crear las condiciones más favorables para una vida más humana.
  • Favorecer siempre la comunión como Familia Salesiana y con la iglesia local-diocesana.

Animar en forma conjunta con el Equipo Inspectorial, en unidad de criterios y apoyo mutuo.

  • Encontrarnos, discernir, proyectos y evaluar conjuntamente y en modo periódico.

Asumir el “corazón oratoriano” como criterio para hacer que sean más significativas nuestras presencias, trabajando en red, con y para lo jóvenes. 

  • Hacer que los jóvenes se sientan “hijos” y no “huéspedes” en nuestras casas.
  • Cultivar la dimensión vocacional de la misión educativa en nuestras comunidades y el acompañamiento a los jóvenes en su proyecto de vida, en particular de la VR salesiana.
  • Suscitar y acompañar el asociacionismo, experiencias misioneras y de servicio comunitario en las periferias. 

MISIÓN:  “Misioneros de esperanza y alegría”

Repensar hoy junto las CE y las ECL la reestructuración “desde” la centralidad de la misión, la primacía del ser sobre el hacer y de la persona sobre la estructura:

  • Favorecer el cuidado de la vida humana y de la creación, la humanización de nuestras comunidades.
  • Recrear la fidelidad carismática en el hoy y la salida misionera con los jóvenes y a las nuevas fronteras juveniles.

Acompañar conjuntamente con el Equipo Inspectorial a las Animadoras y DG de Comunidades, a los EAGA, a los Asesores Juveniles y Barriales, desde una coordinación para la comunió:

  • Favorecer la formación conjunta en la identidad carismática.
  • Capacitar en liderazgo evangélicos y en una animación participativa-corresponsable y subsidiaria.

Sostener a lo largo del tiempo los criterios y decisiones consensuadas:  

  • Evaluar sistemáticamente las decisiones asumidas sobre los procesos de animación de los cuatro proyectos del Plan Inspectorial (Animación Participativa-Sintonía con los jóvenes-Creciendo Juntos-Tejiendo redes), a la luz del CG XXIII.