Momentos especiales: Jóvenes que experimentan el don de sí y de los demás

Luego de meses de preparación, los estudiantes del colegio IMA de Carmen de Patagones realizaron su experiencia  de servicio. Del 1 al 5 de octubre un grupo llegó a Valcheta y otro, a Chipauquil.

Desde la riqueza del carisma salesiano que anima nuestro colegio, el servicio a los demás tiene un valor formativo esencial. Teniendo presente las palabras de Jesús: “Yo no he venido a ser servido sino a servir”, invitamos a nuestros alumnos a asumir una actitud de apertura y solidaridad frente a las necesidades de los demás.(Cfr: Líneas orientadoras de la misión educativa de las FMA, pág 58 ”Educación en el don de sí”).

Este proyecto comienza a caminar en el año 2010 en nuestra escuela, siendo este el décimo año consecutivo que se realizó y con el fin de que sea una propuesta significativa en los alumnos que transitan los últimos años del secundario, poder ofrecerles un espacio para poner en práctica la gratuidad en la preparación y la experiencia misma.

Por este motivo su preparación se está haciendo en horarios extraescolares, así también como cada una de las actividades para juntar los fondos que nos ayudarán a concretar el proyecto. Su organización y preparación exige de cada uno de los alumnos un compromiso profundo con sus pares y adultos y una mirada positiva hacia el más necesitado.

Desde hace tres años, algunos los alumnos de sexto año, que han transitado por esta experiencia tienen la opción de participar nuevamente pero en esta vez como animadores, generando en ellos un compromiso mayor con el proyecto.

Luego de unos cuantos meses de preparación se realizaron las experiencias  de servicio  del 1 al 5/10 en Valcheta los alumnos de cuarto año y por primera vez en Chipauquil los alumnos de 5to año en la escuela Hogar Nº76 llegando a la Meseta del Somuncura, a 60km de Valcheta. Acompañados por un grupo de docentes y un grupo de alumnos de sexto año también, como animadores del proyecto, pudimos compartir hermosos días donde la solidaridad por el más necesitado, la mirada atenta al que está a mi lado y la alegría no dejaron de estar presentes.

¡Gracias a todas las personas que nos acompañaron y en especial a los alumnos que pusieron el corazón en este hermoso proyecto! Cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo un puñado de momentos especiales…

                                                                       Equipo Experiencias de Servicio

                                                              Colegio María Auxiliadora de Patagones

Dejanos tu comentario, sugerencia o aporte